Nuestra web usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

close

Nuestra web usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

close
sombras fondo sombras fondo sombras fondosombras fondosombras fondo sombras fondo
Carapelli

Actualidad

Carapelli
Carapelli
Carapelli

En el mundo del aceite de oliva es muy común utilizar la expresión “extraído en frío”. Pero para los que somos consumidores quizá no lleguemos a entender bien este concepto. Como consecuencia, surgen dudas sobre si es buena calidad o qué valor añadido tiene. Para que quede bien claro, voy a explicarte bien en qué consiste.

EXTRACCIÓN EN FRÍO

La extracción en frío es uno de los puntos del proceso de producción del aceite de oliva virgen extra. Es una fase en la que la innovación ha mejorado el producto. Antiguamente este prensado se llevaba a cabo con la ayuda de un molino tirado por animales. Más tarde, se fabricaron unas máquinas prensadoras que conseguían sustraer el auténtico zumo de aceituna con esta misma técnica, pero mejorada. Actualmente, se utiliza maquinaria mucho más avanzada que nos da, si cabe, un producto de aún mejor calidad.

¿Pero cuál es la aportación? No es otra que mantener todas las cualidades naturales de la aceituna, que no son pocas. Se llama así porque este aceite se extrae a menos de 27 grados centígrados. A esta temperatura obtenemos un aceite de oliva virgen extra, puro y de la mejor calidad que puedas encontrar, como es el caso de Carapelli. Y aunque se produce menos cantidad con los mismos recursos, la diferencia es más que compensada.

ACEITE DE OLIVA PRENSADO A MAYOR TEMPERATURA

Por el contrario, el aceite que se extrae de un prensado a una temperatura mayor que 27 grados perderá cualidades nutricionales beneficiosa para la salud. Y esto es porque hay compuestos que son volátiles. Es decir, que se evaporan con mucha facilidad si la temperatura sube de lo establecido.

Con el prensado en frío, aunque obtendremos menor cantidad de aceite, nos aseguramos de que este sea de una calidad excepcional. Por ejemplo, asegura una menor acidez en el producto, lo que mejora la calidad.

Otra de las cualidades de las técnicas de “extracción en frío” es que atiende a los extrictos controles de seguridad e higiene. Con esto, aseguramos no solo la máxima calidad sino además las mejores condiciones sanitarias durante la obtención del aceite de oliva virgen extra.

Ya tenemos claro qué significa realmente aceite de oliva prensado en frío y las características del producto final. Con esto, podemos estar seguros de que el aceite de oliva virgen extra será, sin duda, la mejor elección en tu cocina.

Menú